Morir en las fronteras

Los datos de ACNUR indican un mayor número de víctimas en las dos rutas migratorias más peligrosas. El análisis del misionero scalabriniano P. Alfredo Gonçalves

Roma, 20 de agosto de 2019 – Los datos de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) indican que el número de muertos en las dos rutas migratorias más peligrosas ha aumentado considerablemente: solo desde el comienzo del año se han ahogado en el cruce del Mediterráneo (el más peligroso y letal) más de 800 personas; mientras que en las difíciles fronteras del continente americano, que unen a los países sudamericanos entre sí y con el sueño de Eldorado de EE. UU., el número de muertos es de alrededor de 500, un número impulsado por el vuelo masivo desde Venezuela. Por otro lado, según las Naciones Unidas, tanto interna como externamente, se estima que 70,6 millones de personas están actualmente desplazadas.

Un endurecimiento en varios frentes

Dos factores en particular contribuyeron a la mayor vulnerabilidad de los migrantes que huyen. En primer lugar, el cierre de los puertos de Malta y de Italia y, en general, de los puertos europeos para los barcos procedentes de Libia que intentan llegar al sur de Europa. Mientras la Unión Europea discutía un posible acuerdo para un desembarco compartido, los barcos de las ONG Sea-Eye y Open Arms permanecieron durante varios días en las aguas del Mediterráneo con cientos de migrantes a bordo.

En segundo lugar, el presidente Donald Trump provocó un doble endurecimiento de la legislación de inmigración de Estados Unidos: a través de acuerdos con países centroamericanos, lo que dificultó a los migrantes trasladarse al norte; y acelerando el notorio proceso de expulsión que separó perversamente a los padres “indocumentados” de sus hijos nacidos en los Estados Unidos.

Una ola de odio creciente

En otras palabras, tanto en la Unión Europea como en los Estados Unidos, la política de migración está sujeta a restricciones de cadena. En un contexto más amplio, estamos presenciando una ola de odio y discriminación racial, a veces con matices de suprematismo, perpetrados por gobiernos de extrema derecha y populistas, como Austria, Dinamarca, Inglaterra, Italia, Hungría y Estados Unidos, entre otros.

Más grave es que figuras como Trump, Salvini, Le Pen, Viktor Orban (sin mencionar a Bolsonaro) son portavoces de importantes sectores de la población, presentándose como una causa y un efecto de intolerancia y el rechazo generalizado de extranjeros. La sociedad está cerrada al otro, al diferente, al extranjero. Es suficiente señalar que todos los nombres mencionados, y sería fácil agregar otros, recibieron el voto al basarse en un discurso electoral antiinmigrante.

Combatir la explotación

A medida que la larga crisis de la economía globalizada -ahora acompañada por la guerra fría comercial- se profundiza, la situación de los migrantes se vuelve más complicada. Presentado como una amenaza constante para el status quo, es un chivo expiatorio para cualquier desorden social y político. Como la categoría más frágil y vulnerable, los migrantes sufren inmediatamente las consecuencias de la crisis.

A su vez, los candidatos, con el objetivo de obtener o mantener el poder, saben cómo manipular y explotar este miedo para obtener votos en los escaños. La pregunta es: ¿cómo navegar contra el viento armado con los cuatro verbos del Papa Francisco y el Pacto Mundial para la migración?

Alfredo J. Gonçalves, cs

Fuente: http://www.scalabriniani.org/c365-attualita/morire-sulle-frontiere-goncalves/