Mensaje para el Día Mundial del Migrante 2019. Hablan los misioneros scalabrinianos, el padre Chiarello y el padre Baggio.

El lunes 27 de mayo de 2019, se presentó el Mensaje del Papa Francisco para el Día Mundial del Migrante y el Refugiado 2019, titulado “No se trata solo de migrantes”. El superior general de los scalabrinianos y el subsecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados también participaron en la conferencia de prensa.

El lunes 27 de mayo de 2019 se presentó el Mensaje del Papa Francisco para el Día Mundial del Migrante y el Refugiado 2019, que tendrá como tema “No se trata solo de los migrantes”, y se celebrará el 29 de septiembre de 2019. El P. Leonir Chiarello, superior general de la Congregación Scalabriniana, y el P. Fabio Baggio, subsecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados, también hablaron en la conferencia de prensa celebrada en el Salón de la Oficina de Prensa Juan Pablo II de la Santa Sede. 

Junto a ellos, P. Michael Czerny, también subsecretario de la Sección para Migrantes y Refugiados, y Monseñor Jean-Claude Hollerich, arzobispo de Luxemburgo y presidente de la Comisión de Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea (Comece).

Papa Francisco: “Los migrantes nos ayudan a leer los signos de los tiempos”

“No se trata solo de migrantes: lee el Mensaje del Santo Padre, dividido en siete partes, que indica el tema en juego de la relación con el otro y con lo diferente: también son nuestros temores, (…) se trata de caridad, (…) de nuestra humanidad, (…) no excluir a nadie, (…) poner lo último en primer lugar, (…) de toda la persona, de todas las personas, (…) construir la ciudad de Dios y hombre (…)

Por esta razón, la presencia de migrantes y refugiados – como, en general, de las personas vulnerables – representa hoy una invitación a recuperar algunas dimensiones esenciales de nuestra existencia cristiana y de nuestra humanidad, que corren el riesgo de quedarse dormidos en un estilo de vida lleno de comodidad. (…)

Por lo tanto, no es solo la causa de los migrantes lo que está en juego, no solo nos ocupamos de ellos, sino de todos nosotros, el presente y el futuro de la familia humana. Los migrantes, y especialmente los más vulnerables, nos ayudan a leer los “signos de los tiempos”.

Padre Chiarello: “Querer detener la migración es querer detener la historia”

El P. Leonir Chiarello, superior general de la Congregación Scalabriniana: “Se conoce el gran número de migraciones internacionales: según las estimaciones de las Naciones Unidas, en la actualidad hay alrededor de 260 millones de migrantes en el mundo, y cada diez años este número aumenta en unos 50 millones. 

La migración no es un fenómeno ocasional o pasajero sino estructural de las sociedades actuales. Son el resultado de los desequilibrios del desarrollo económico y social, de las guerras, pero también de la expresión de profundas transformaciones de los estados y en el plano internacional. 

Pensar en detener las migraciones con decretos administrativos o construir barreras o muros es ilusorio. Es como querer detener la historia. (…) se está privando de enriquecimiento mutuo, que se produce en la reunión de personas con diferentes costumbres. (…)

Saber cómo dar la bienvenida, hacer espacio, escuchar a los migrantes requiere una reunión con ellos. Para nosotros, los cristianos, encontrarlos es conocer a Dios que se revela en su rostro. (…) No se trata solo de migrantes, se trata de cómo ser una Iglesia”.

La entrevista con Ecclesia: “Los migrantes nos liberan de nuestros miedos”

El P. Chiarello intervino luego durante la transmisión Ecclesia, de Radio In Blu, en el episodio del 27 de mayo de 2019. “Los migrantes, especialmente los más vulnerables, nos ayudan a leer los signos de los tiempos, a deshacernos de nuestros miedos, nos animan a vivir en plenitud nuestro cristianismo. (…)

Creo que la visión del fenómeno actual es una visión que podemos definir como miope: no vemos muy lejos. Nuestra actitud hacia los migrantes es una llamada de atención al declive moral. Son personas que debemos conocer, no personas que deben ser rechazadas. En los niveles políticos internacionales hay una tendencia a ver a los inmigrantes como aquellos que ponen en peligro la seguridad nacional, pero la Iglesia nos da ojos para ir más allá de la perspectiva humana. 

La migración es un fenómeno de la familia humana, estructural de la humanidad: al verlo de esta manera, podemos manejarlo correctamente. Los países que lo han hecho mejor son aquellos que han experimentado desarrollo. (…) En el pasado ha habido una solidaridad que ha permitido que los europeos sean bienvenidos; hoy Europa está llamada a hacer lo mismo”.

Padre Baggio: “No nos dejemos privar del encuentro con el otro”

El P. Fabio Baggio, subsecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados, presentó los primeros cuatro subtítulos en los que se rechaza el Mensaje: “Los temores que sentimos frente a los desafíos migratorios de hoy son reales, pero no podemos dejar que nos priven de nuestro deseo y La capacidad de encontrarse con el otro y, en estos, Jesucristo. (…)

Hoy, los hermanos y hermanas migrantes nos ofrecen la oportunidad de vivir la más alta caridad, lo que se ejerce hacia aquellos que no pueden corresponder y quizás ni siquiera dar gracias. (…) Los más pequeños, los pobres, los más vulnerables son los que pagan el precio de las guerras, las injusticias, el desarrollo exclusivo; en lugar de eso, estamos llamados a incluir a todos en nuestro viaje de crecimiento global, para que todos tengan acceso al desarrollo humano integral”.

La entrevista de Vatican News: “La única prioridad está determinada por la necesidad”

El P. Baggio fue entrevistado por Vatican News: “La apertura del corazón es una apertura que no debe excluir a nadie: en este sentido no hay pasaporte, no existe una nacionalidad, solo existe la necesidad de que las comunidades – el Mensaje es dirigido en particular a las comunidades cristianas católicas – puedan reconocer, las necesidades que están presentes en todos los rincones de nuestras parroquias, en nuestras calles y a las que pueden responder sin discriminar.

 La única prioridad está determinada por la necesidad. La necesidad de ser reconocido. Es Jesucristo quien está presente en esta persona, quien debe ser reconocido y amado”.