Muchos viajes, una familia: sus dolores y gloria

26/02/2018 by SIMN

0

Taipei, Taiwan, 26 de febrero de 2018 - Nada es imposible cuando te desafían y crees que se puede hacer porque Dios abrirá un camino cuando confíes en que Él así lo hará.

La Oficina de Preocupación de los Trabajadores Migrantes, más conocida como MWCD, se encuentra en la Iglesia de San Cristóbal, que es el corazón y el centro de actividades para los migrantes de diferentes nacionalidades. Estos migrantes vienen aquí para orar, encontrarse con amigos, comprar, remesas y entretenerse. MWCD que está bajo la supervisión de la Arquidiócesis de Taipei está dirigido por el Rev. Padre. Franco Lacanaria, CS- como párroco y director, Rev. Fr. Tran Van Thiet, CS y Rev. Fr. Alexmar Bula, CS como Diputados y Ayudantes de Sacerdotes Parroquiales. Esta oficina atiende las necesidades de los migrantes mediante asistencia de casos, asesoramiento, información, vinculación, cursos de capacitación y otros.

De entre estos casos que recibimos y ayudamos a los pescadores a compartir sus historias y experiencias fueron los que crearon bultos en la garganta, lágrimas en los ojos y dolor en el corazón. En una entrevista por el corresponsal de la CNA, William Lee; mencionamos que nuestro pescador migrante era el grupo de trabajadores más vulnerable a abusos, acoso, trato inhumano y sobre todo a los peligros y riesgos que enfrentan en el trabajo en el mar. Si escuchas sus historias interminables que te enojarán y te preguntarás a ti mismo qué puedo hacer para ayudarlos, para asegurarles que les creemos, que de alguna manera podemos ser su ventana de apoyo en su huida para mejorar su trabajo y condiciones de vida.

El reverendo Tran Van Thiet, subdirector general de MWCD después de asistir a la conferencia internacional de AOS en Kaohsiung el pasado mes de octubre de 2017, con su despertar se interesó en conocer el estado actual de estos pescadores migrantes en Taiwán y dijo "vamos a trabajar", ese mismo día tomamos el automóvil y comenzamos a rodar a diferentes puertos y nuestro primer objetivo fue Keelung; tenemos que verlos, hablar con ellos y conocer sus problemas y cómo podemos ayudarlos. Empezamos a hablar con un trabajador de Vietnam; la próxima vez que volvimos nos encontramos con 10 pescadores filipinos y luego algunos más. Viajamos desde Keelung a Yilan y pasamos a todos los puertos pesqueros: Sen Ao, Loudong, Yehliu, Patuzho, Su Ao, Nanfang Ao y algunos otros, puertos pesqueros pequeños y grandes donde hay migrantes.

Gracias a la ayuda de la Hna. Mary Ruan, vietnamita (Hna. Mary Nguyen Thi Hong Diem, Daughters of Charity of St. Vincent), pudimos solicitar chaquetas, mantas, sacos de dormir, gorros de lana y productos para San Cristóbal; todo lo que recibimos lo entregamos de inmediato al regresar a los puertos y distribuimos lo que recibimos, luego nos convertimos en sus amigos. Se construyó la confianza y comenzó la coordinación.

Tenemos el sueño de reunirlos en un gran evento, pero según los trabajadores, el único momento posible es durante la celebración del Año Nuevo Chino, un plan que no tiene una estructura concreta. Un rayo de esperanza llegó cuando los pescadores comenzaron a planear tener una liga de baloncesto que coordinamos con ellos de inmediato, pero la respuesta aún no era segura, a pesar de eso establecimos una fecha objetivo y el plan comenzó a extenderse cada vez más. Luego, MWCD organizó una gira desde Taipéi con el propósito de vincularse con los pescadores en relación con el Papa Francisco, quien compartió el anuncio del viaje bajo el tema "Muchos viajes, una familia". Un grupo de migrantes interesados que escucharon y leyeron acerca de la invitación a la gira llegó hasta el último día del evento, nuestros voluntarios recolectaron donaciones de productos, comestibles y chaquetas individualmente. Varios días antes del evento me dijeron que los miembros del grupo estaban siendo enviados a casa en las Filipinas, algunos de vacaciones, algunos despidos. Llenos de esperanza y oraciones adicionales, seguimos avanzando con el plan. Los pescadores seguían trabajando en el mar durante días, volvían al puerto el día 15, que es la víspera de Año Nuevo chino, y no tenemos idea de cuántas personas asistirán allí.

Con todos los preparativos hechos desde un paquete de donaciones a alimentos, bebidas, preparativos par la misa y tres autobuses llenos de gente de Taipei, nos fuimos a Yehliu, al mismo tiempo los pescadores también estaban ocupados preparando la sala, limpiando y arreglando sillas. Fue un día lleno de expectativas y oraciones que realmente fue respondido. El evento fue un éxito desde la celebración de la Santa Misa por el P. Toto Bula y el Deacono Rico y luego procedieron sin problemas al seminario de trabajo por Kabayan Doods de Taipei Labor Bureau. Fue la emoción de encontrar la mitad perdida del corazón que vino rugiendo, las mujeres encontrando su mejor mitad y desfilando al frente mostrando su talento para obtener el premio de NT1,000. La risa que llenó todo el centro de actividades da alegría al corazón, los vi reír, disfrutando sin ningún temor. La sensación de estar con su propia familia compartiendo la felicidad incluso por solo un día valió la pena toda la preparación y los problemas de la semana anterior. El día se ofreció para vincularse con ellos y así fue. Por supuesto, sabíamos que los problemas no terminarían allí, pero un día conocer gente nueva y amigos es suficiente para fortalecer el espíritu y el corazón.