Grupo de trabajo Católico de EE. UU. en Pactos Globales sobre refugiados y declaración de migración sobre segundas consultas formales hacia un Pacto Mundial para los refugiados

10/04/2018 by SIMN

0

Nueva York, 9 de abril de 2018 - Introducción. Los miembros del Grupo de Trabajo Católico de los Estados Unidos sobre Pactos Globales para refugiados y Migración1* están profundamente involucrados en el cuidado y acompañamiento de las personas desplazadas por la fuerza en cada etapa de su viaje, a menudo en asociación con el gobierno de los EE. UU. Y las agencias de las Naciones Unidas. Agradecemos al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) por su hábil liderazgo en el desarrollo del último borrador del Pacto Mundial para los Refugiados. A través de la defensa y el servicio, nuestro trabajo incluye luchar contra las causas de la migración forzada, proporcionar ayuda humanitaria a los desplazados internos y refugiados, buscar soluciones duraderas con todas las partes interesadas y comprometer a las comunidades locales para proporcionar protección y soluciones duraderas a través de la integración local, repatriación voluntaria y reasentamiento. Al traer una experiencia católica estadounidense distinta a nuestra declaración, también nos hacemos eco de la intervención del 20 de marzo de 2018 por parte de la delegación de la Santa Sede ante las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales en Ginebra.2*

1. Fomentar el papel catalítico de los grupos religiosos que acompañan a los refugiados en cada etapa de sus viajes. Creemos firmemente que el Pacto Mundial para los Refugiados debe seguir enfatizando un enfoque de toda la sociedad para mejorar la situación de los refugiados, con un papel crucial para las organizaciones religiosas. El Papa Francisco nos recuerda a todos a defender los derechos inalienables de las personas forzadas a emigrar "como deberes de los cuales nadie puede ser eximido".3* Como lo señaló la Santa Sede, los grupos religiosos juegan un papel crucial en ayudar a los refugiados, con "presencia duradera" y una respuesta "impulsada por la solidaridad, la compasión, y una comprensión profunda del contexto local ". Para el próximo borrador del Pacto Mundial para los Refugiados, la Santa Sede ha insistido en que se destaquen los fuertes vínculos entre el ACNUR y los grupos religiosos. Agregaríamos que la importancia del rol unificador de los grupos basados ​​en la fe necesita describirse y afirmarse más a fondo también.

Las organizaciones católicas colaboran activamente para unir redes de servicio y organizaciones de defensa, motivar a la población local a unirse para mejorar las situaciones de los refugiados y trabajar con socios de la sociedad civil, el gobierno de EE. UU. Y ACNUR para crear políticas y programas que mejoren la vida de los refugiados. Nosotros, junto con nuestros socios católicos locales, trabajamos en asociación con ACNUR y el gobierno de EE. UU. Para proporcionar servicios y protecciones a los que huyen, con especial alcance para los que están en mayor riesgo.

2. Acoger, proteger, promover e integrar a todos los refugiados. Como organizaciones católicas de fe, instamos a que el próximo borrador destaque la necesidad y la capacidad de la comunidad internacional para abordar con éxito la actual crisis mundial de refugiados. Nos unimos a la Santa Sede para instar a que el próximo borrador del Pacto Mundial sobre Refugiados continúe promoviendo un tema de esperanza, ilustrando el coraje y la fortaleza de los refugiados, al tiempo que elogia a las regiones, naciones y comunidades que nos llaman a todos a mejorar con respuestas generosas y admirables. Exhortamos a los Estados Unidos y a todas las naciones a que sean naciones anfitrionas ejemplares y a que modelen a través de la acción lo que significa compartir la responsabilidad con aquellas naciones que ya albergan un gran número de personas que emigran.

A través de la Sección de Migración y Refugiados del Dicasterio sobre Desarrollo Humano Integral del Vaticano, la Iglesia ha recopilado las mejores prácticas de nuestras organizaciones católicas y de todo el mundo y ha desarrollado veinte puntos de acción.4* Estos puntos ayudan a guiarnos en el cumplimiento del deber que tenemos todos con respecto a los refugiados, ya sea como nación anfitriona o como partidario de las naciones anfitrionas, o como nación de reasentamiento de terceros países. Estos puntos de acción están organizados bajo cuatro verbos de acción que el propio Papa Francisco está promoviendo: dar la bienvenida, proteger, promover e integrar a los migrantes y refugiados.5*

3. Enfóquese en soluciones para las personas más expuestas: niños separados y no acompañados, mujeres en situación de riesgo, víctimas de la trata de personas y personas que no son seguras en los países de acogida de refugiados. Todos los días, las organizaciones católicas de este grupo de trabajo apoyan y buscan soluciones duraderas en el mejor interés de los niños solos en el mundo cuyos padres han muerto o de quienes se han separado a través de la guerra y el vuelo. Construimos protecciones basadas en la comunidad para viudas y mujeres solteras que son víctimas de violencia de género. Brindamos alternativas a la migración peligrosa para jóvenes, y albergues y rehabilitación para víctimas de la trata. Apoyamos a quienes se integran en la comunidad de acogida y ayudamos a que la repatriación voluntaria sea más segura. Y ayudamos a procesar y reasentar a los refugiados en mayor riesgo para el reasentamiento. Motivados y alentados por esta experiencia de primera mano y los Veinte Puntos, llamamos a las naciones a mejorar los canales legales y seguros para migrantes y refugiados, alentándolos a ellos y a todos los actores involucrados a expandir el número y rango de caminos legales alternativos para migración y reasentamiento seguro y voluntario.

Como organizaciones católicas, instamos a los Estados Unidos y a otras naciones a que se centren especialmente en proteger y garantizar soluciones duraderas para los niños no acompañados y los que corren el riesgo de no estar acompañados. La falta de suficientes alimentos y refugio pone a las familias en riesgo de enfermedad y muerte que pueden dejar a los niños solos para buscar refugio. Algunas veces, la separación familiar es causada por la violencia contra la familia. Otras veces las familias se rompen y los niños quedan solos cuando se quita el estatus de algunos miembros de la familia o cuando los familiares son detenidos y deportados. En algunos casos, los padres están separados de sus niños en las fronteras internacionales como un método para disuadir a la familia de buscar protección. Debemos buscar soluciones a todas estas situaciones. Las soluciones deben incluir el acceso a una educación de calidad, empleo que sustente la vida, unidad familiar y seguridad y bienestar para todos los niños y sus familias.

Estamos profundamente preocupados por el uso de la detención de los refugiados y  los migrantes en general. Es especialmente problemático cuando se utiliza para impedir la migración de los solicitantes de asilo, los niños y las familias que son desplazados por la fuerza. El Pacto Mundial para los Refugiados debería instar a los países a parar la detención de niños y solicitantes de asilo, y ofrecer alternativas a la detención basadas en la comunidad.

Además, los refugiados y otros migrantes vulnerables corren cada vez más el "doble riesgo" de ser perseguidos no solo en sus países de origen, sino también ser víctimas de la trata cuando escapan a nivel internacional. Desde nuestra experiencia trabajando con el gobierno de los EE. UU., Los miembros del Grupo de Trabajo Católico de los Estados Unidos para Pactos Globales sobre Refugiados y Migración saben que las colaboraciones contra la trata de personas funcionan. La colaboración entre el gobierno y la sociedad civil debe priorizarse para detener la trata de personas, rehabilitar a las víctimas y proporcionar soluciones duraderas a través de la integración o el reasentamiento, para que aquellos que buscan una nueva vida no sean víctimas de la esclavitud moderna.

Finalmente, hablamos de nuestra profunda experiencia como organizaciones católicas que se asocian con el gobierno de EE. UU. para evaluar a los refugiados en el exterior para su reasentamiento. La experiencia también incluye la colaboración con el gobierno de EE. UU. y las comunidades locales para dar la bienvenida a los refugiados a los Estados Unidos por más de 35 años, como la red nacional de reasentamiento más grande del mundo. Muchos refugiados en situación de riesgo no pueden regresar a sus hogares de manera segura ni pueden permanecer de manera segura en el país de acogida. El único curso seguro para ellos es el reasentamiento en un tercer país. Es vital que el Pacto Mundial para los Refugiados identifique claramente el papel de protección importante, distinto y urgente del reasentamiento entre las soluciones duraderas. El reasentamiento es una de las herramientas más potentes en la caja de herramientas de protección. El Pacto Mundial para los Refugiados también debe identificar el reasentamiento como una acción estratégica y diplomática que la comunidad internacional puede tomar para proteger a los refugiados, apoyar a los aliados y estabilizar las regiones sensibles del mundo.

4. Abordar las causas principales de la migración forzada. Trabajando con el gobierno de EE. UU., las agencias de la ONU y las diócesis católicas locales y sus socios de la sociedad civil en todo el mundo, nuestras agencias católicas brindan asistencia humanitaria y ayudan a buscar soluciones duraderas para los desplazados. Si bien es necesario y salva vidas, este trabajo humanitario nunca será una solución permanente a las crisis de refugiados en todo el mundo. Como católicos, creemos en el derecho a migrar cuando sea necesario, pero también creemos en el derecho a permanecer, el derecho a no tener que emigrar y el derecho a prosperar en su país de origen.6* Esta propuesta requiere paz y estabilidad en su seno, y por lo tanto debemos elevar la necesidad de buscar soluciones políticas y resultados de desarrollo en los países de origen. Nos unimos a la Santa Sede para instar a que el Pacto Mundial para los Refugiados incluya un fuerte compromiso para abordar las causas fundamentales de la migración forzada, incluidas las situaciones de conflicto y violencia, cambio climático y persecución.

Conclusión. Respetuosamente presentamos estas recomendaciones para fortalecer aún más el Pacto Mundial para los Refugiados. Instamos a todas las naciones a comprometerse con la cooperación multilateral para abordar y proteger los grandes movimientos de migrantes y refugiados de una manera humana, mientras que al mismo tiempo trabajamos para poner fin a los conflictos, la persecución y otros impulsores de la migración forzada allí donde existen.

------------------------------------------------------------------

1 El grupo de trabajo incluye Catholic Charities-USA, Catholic Relief Service (CRS), US Oficina de Enlace de la International Catholic Commission (ICMC), Jesuit Conference of Canada y los Estados Unidos, Jesuit Refugee Services / USA (JRS-USA), Scalibrini International Migration Network, y los Servicios de Migración y Refugio de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

2 "Declaración del observador de la Santa Sede en Ginebra en las segundas consultas formales para un Pacto Mundial para los Refugiados", 20 de marzo de 2018. Nuestra declaración también busca agregar perspectivas únicas de los Estados Unidos y católicas a la "reacción de la ONG al primer borrador del Pacto Mundial sobre los Refugiados," marzo de 2018, que incluyó a ICMC y al JRS como signatarios. Otra declaración católica importante es la siguiente: "CRS, Oficina de Enlace de Estados Unidos de ICMC, Declaración del JRS-EE.UU. para la Segunda Consulta Formal del Pacto Mundial sobre Refugiados", 21 de marzo de 2018.

3 Papa Francisco, Discurso al Foro Internacional sobre "Migración y Paz", 21 de febrero de 2017.

4 "Respondiendo a los refugiados y migrantes: Veinte puntos de acción", Sección de migrantes y refugiados, Dicasterio del Desarrollo Humano Integral, Vaticano, 2017.

5 "Demos la bienvenida, protejamos, promovamos e integremos a los refugiados como nos lo pide el Papa Francisco", Sección de Migración y Refugiados, Dicasterio del Desarrollo Humano Integral, Vaticano, 18 de enero de 2018, video disponible en https://www.youtube.com/ reloj? v = dDlxrIY96ak

6 Los obispos católicos de México y Estados Unidos, Extraños Ya No: Juntos en un Viaje de Esperanza (Washington, DC: Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, 2003), nos. 34-36.