Declaración sobre el Pacto Mundial sobre migración que conduce a la sexta y última ronda por el Grupo de Trabajo Católico de los Estados Unidos sobre Pactos Globales sobre Refugiados y Migración

29/06/2018 by SIMN

0

Nueva York, 26 de junio de 2018 - Nosotros, los miembros del Grupo de Trabajo Católico de EE. UU. Sobre los Pactos Globales sobre Refugiados y Migración1, escribimos para proporcionar nuestra posición sobre varios temas debatidos durante la quinta ronda de negociaciones sobre el Pacto Mundial para la migración segura, ordenada y regular. Consideramos que la resolución positiva de estos problemas es vital para el éxito y la integridad del Pacto y para su contribución a la mejora de la situación de los migrantes en el mundo.

Primero, le instamos a no hacer distinción entre migrantes irregulares y regulares en cada objetivo del documento. Todos los seres humanos, ya sea que migren de manera regular o irregular, poseen derechos humanos fundamentales que les otorgan ciertos beneficios, incluidos los servicios de mantenimiento de la vida, como la atención de la salud, la vivienda, la alimentación y la educación. Además, las personas a menudo se ubican entre las dos categorías, por ejemplo, cuando se les otorga un estatus de migración regular a través de leyes nacionales, consistentes con la seguridad de cada nación, como aquellas que promueven la unidad familiar, la protección infantil o la protección de refugiados.

En segundo lugar, le pedimos que mantenga y refuerce el principio de no devolución en el Pacto para garantizar que este principio brinde la protección más completa que salve vidas sobre el terreno. La eliminación de este término representaría un paso atrás en la protección internacional de los migrantes en situaciones vulnerables, muchos de los cuales pueden enfrentar daños o la muerte si son devueltos a la fuerza a sus países.

En tercer lugar, le instamos a que se resista a los llamamientos para eliminar el lenguaje que desalienta la criminalización de los migrantes que cruzan las fronteras internacionales. Según nuestra visión y la de muchos otros, los migrantes en busca de trabajo o de seguridad no son delincuentes, ya que no tienen la intención de causar daño, sino simplemente de alcanzar la seguridad o buscar una vida mejor. Además, la criminalización de los migrantes se suma a la propagación de actitudes xenófobas, lo que es contrario a los objetivos del Pacto.

En cuarto lugar, apoyamos el mantenimiento de un lenguaje que proteja la privacidad de la información personal del migrante a medida que buscan servicios humanitarios vitales, por lo que no puede utilizarse para fines de aplicación. La eliminación de este lenguaje protector evitará que los migrantes se presenten y accedan a los servicios necesarios o participen en los esfuerzos de recopilación de datos.

En quinto lugar, apoyaremos la inclusión de un párrafo que establezca que nada en el Pacto alivia a los Estados Miembros de honrar los derechos humanos de los migrantes, tal como figura en los instrumentos de derechos humanos aprobados por las Naciones Unidas.

Finalmente, apoyamos un mecanismo sólido de implementación, seguimiento y revisión que incluye criterios objetivos para medir el progreso y los planes nacionales de implementación. La sociedad civil, incluidas las organizaciones basadas en la fe, deben ser socios en los esfuerzos de implementación y se les debe permitir participar en los procesos de monitoreo y evaluación, revisión y seguimiento del Pacto.

Si bien estas recomendaciones no representan la totalidad de nuestras preocupaciones, creemos que son esenciales para la creación de un Pacto Mundial que defienda los derechos humanos de todos los migrantes.

Agradecemos a los co-facilitadores por su consideración y por su liderazgo en este importante esfuerzo.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1El grupo de trabajo incluye Catholic Charities-USA, Catholic Relief Services (CRS), US Liaison Office de la Comisión Católica Internacional de Migración (ICMC), Jesuit Conference of Canada y los Estados Unidos, Jesuit Refugee Services / USA (JRS-USA), Red Internacional de Migración Scalabrini (SIMN) y los Servicios de Migración y Refugio de la Conferencia de Obispos Católicos de los EE. UU. (USCCB / MRS).