Notas sobre el fenómeno de la migración en Portugal

Del 23 al 29 de septiembre de 2019 el p. Alfredo Gonçalves, misionero y consultor scalabriniano en la sección “Mobilidade Humana” de la Conferencia Dos Bispos do Brasil – CNBB (la Conferencia Episcopal de Brasil), visitó Portugal y participó en una serie de conferencias y eventos. Estas son algunas de sus consideraciones.

Roma, 11 de octubre de 2019– Por invitación de la Obra Católica Portuguesa de Migrações (OCPM) y Caritas Portuguesa, del 23 al 29 de septiembre de 2019 visitamos algunas regiones y diócesis de Portugal. (…) Esta experiencia se traduce en algunas observaciones sobre el tema de la movilidad humana. 

El primero tiene que ver con la historia de Portugal como país de emigración, tanto del territorio continental como de las islas del Atlántico. A lo largo de los siglos, ha sido una población a menudo en la diáspora, como muchas otras en todo el mundo. Muchas personas y familias han abandonado su territorio hacia países como Brasil, Venezuela, Estados Unidos, Canadá, Alemania, Inglaterra, Francia, Suiza, Luxemburgo, Bélgica, Sudáfrica, Angola, Mozambique y Australia, entre otros.

Una atracción más y más

Actualmente, mientras que la población de Portugal es de alrededor de 10 millones, se estima que el número de portugueses que viven fuera del país es de alrededor de 5 millones. Muchos han abandonado sus tierras con el sueño de construir un futuro menos precario, tanto en los países centrales y más desarrollados de Europa y América del Norte como en otras naciones emergentes.

Otros, solos o acompañados por la familia, han tratado de escapar del reclutamiento militar y las guerras por el mantenimiento de las colonias africanas. No debemos olvidar que Portugal fue el último país en abandonar el sistema colonial. Como resultado, durante varias décadas sangró a las generaciones más jóvenes, perdió tanto en las peleas antes mencionadas como en un intento de escapar de ellas.

Sin embargo, en los últimos años, particularmente con el fin de la dictadura militar y el colonialismo, por un lado, y las enormes inversiones de la Unión Europea, por otro, Portugal se ha convertido en un país de atracción para un número considerable de migrantes. Entre los lugares de origen, los primeros son las antiguas colonias, ahora países lusófonos de África: Angola, Mozambique, Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe, y Guinea.

Pero un buen número de brasileños, rumanos, ucranianos y otros de varios países de Europa del Este también han ingresado a Portugal. Para algunos de ellos, Portugal es un lugar de paso, un trampolín a otros países de Europa e incluso a los Estados Unidos.

Un caso emblemático: la parroquia de Amora

La gran mayoría de estos migrantes trabajan en la construcción, en el trabajo doméstico o servicios generales, como limpiezas públicas y privadas, asistencia a ancianos y / o enfermos, restaurantes y hoteles, tiendas y bares, jardineros, etc.

Otros se aventuran solos, como autónomos, tanto en las micro-ventas como en la venta ambulante de diversos tipos de productos. Un ejemplo emblemático de la presencia de extranjeros en Portugal: de los 700 niños inscritos este año en la catequesis de la Paróquia Bem-aventurado João Batista Scalabrini en Amora, diócesis de Setúbal en Lisboa, aproximadamente la mitad son migrantes o hijos de migrantes.

También se indica el caso de una escuela politécnica en la ciudad de Bragança, en el norte de Portugal, en la frontera con España. Allí celebramos una reunión con cien estudiantes y profesores. En la actualidad, esta escuela tenía no menos de dos mil estudiantes de más de 70 grupos étnicos diferentes. Los estudiantes provienen, entre otras cosas, de las regiones lusófonas del continente africano, de los países de Europa del Este, América Latina y Medio Oriente.

Alfredo J. Gonçalves, cs

Fuente: http://www.scalabriniani.org/c365-attualita/goncalves-appunti-sul-fenomeno-migratorio-in-portogallo/