Cuarentena atípica: Cómo los refugiados viven la crisis del coronavirus en São Paulo

Casa do Migrante, en el centro de São Paulo, reúne a 68 personas de 16 nacionalidades; los residentes han acordado el distanciamiento social

São Paulo, 13 de abril de 2020 – Después de dos meses buscando trabajo, con entrevistas y exámenes de admisión realizados, la venezolano Asia Carreño estaba lista para comenzar a trabajar como asistente en un café en São Paulo. Fue entonces cuando la pandemia del nuevo coronavirus llegó a Brasil. El establecimiento cerró sus puertas en lo que sería el primer día de empleo. Asia vive en Casa do Migrante, en el centro de São Paulo, con docenas de extranjeros que experimentan el aislamiento social de una manera peculiar, con sus desafíos y sorpresas.

“Me sentí mal por no poder trabajar, pero me dijeron que no me preocupara porque la salud era lo primero. El día a día no es fácil, pero estoy interesada en vivir con tantas culturas diferentes juntas”, dice Asia, quien tiene 58 años y proviene de Ciudad Guayana, la sexta ciudad más grande de Venezuela.

Las restricciones de cuarentena de aquellos que pueden permanecer se contornearon atípicamente en un espacio donde viven actualmente 68 personas de 16 nacionalidades. Si bien los casos de Covid-19 aumentan en la ciudad, es necesario superar los problemas de convivencia entre los residentes que no son de la misma familia pero que necesitan cuidarse como si lo fueran.

“Hicimos un trato. Aquellos que acordaron quedarse en el refugio tenían que estar de acuerdo con la regla de no salir para no poner en riesgo la vida de todos. Comenzaron a adaptarse. Comemos, tenemos actividades e incluso ha aumentado el interés por la lectura. Por otro lado, si la necesidad de pasar más tiempo en el refugio crea la posibilidad de intercambio, también crea una chispa. A veces surgen prejuicios que anteriormente estaban ocultos en relación con una población u otra, y no todos entienden de la misma manera que el momento es delicado”, explica el P. Paolo Parise, Coordinador de Missão Paz, que incluye la Casa do Migrante y varias iniciativas para acoger y capacitar a refugiados.

Todas las tardes, P. Paolo, también migrante, habla en Internet con sus padres, que viven en el norte de Italia, una región muy afectada por el coronavirus.

“Desde el principio, he seguido la seriedad de la situación generada por la pandemia. Y es por eso que estoy de pie, explicando que no es broma y que muchas personas están muriendo. Mi hermana y mi cuñado trabajan en un hospital y describe la situación”, comenta P. Paolo quien dice mantener la calma compartiendo el trabajo con un equipo que “se pone la camisa”, y también trabajando en la computadora, conversaciones con refugiados, colaboradores y momentos de espiritualidad.

Entre los migrantes, la preocupación por el trabajo y el envío de sustento a sus países de origen es lo que les quita la paz. Muchos buscaron ayuda de los trabajadores sociales del refugio para conocer el beneficio prometido por el gobierno durante la pandemia. El otro día, los empleados de una Unidad Básica de Salud vinieron a dar una conferencia en el refugio sobre prevención de enfermedades. Las amistades inesperadas y los niños que asaltan el refugio con el lenguaje universal del juego alivian la tensión de la cuarentena.

“Nos despertamos, tomamos café, ayudamos con la limpieza, a veces leemos. El otro día trajeron esmalte de uñas y nos pintaron las uñas, nos arreglaron el cabello. Incluso tuvimos una clase de samba”, dice Asia.

Lo más complicado, confiesa, “es ser paciente y comprender otras culturas“.

“La comunicación es una maldita barrera. A veces digo algo que me parece amable, pero para los demás, suena como un insulto. Luego comienza una discusión. Intentamos resolver entre nosotros, pero cuando no funciona, Sra. Márcia entra como intermediaria”, comenta la venezolana.

“Sra. Márcia” es Márcia Lourdes de Araujo, Coordinadora de Casa do Migrante. Ella es incluso una oyente más atenta en estos días de cuarentena.

“Se sienten aliviados de estar aquí, pero también se asfixian porque no están en su propia casa y tienen que compartir el espacio con personas de diferentes puntos de vista, formas y olores. Al principio, presionaron mucho para que por irse; se excusaron porque se sienten encarcelados. Ahora el miedo los hizo sentir la importancia del cuidado”, dice Márcia.

Para evitar multitudes en la cafetería, se quitaron algunas sillas y se extendieron los turnos para que todos pudieran comer. Los refugiados ayudan a limpiar el albergue, la cafetería, el patio y otras áreas comunes. El jardín del patio interior es el lugar favorito para descansar y conversar por teléfono celular, con una vista de flores, árboles y un árbol de acerola.

La noticia, o la falta de ella, angustia a algunos residentes. Los africanos se quejan de que saben poco sobre lo que está sucediendo en su continente. Otros están sorprendidos por el aumento de casos en países desarrollados como Estados Unidos, pero dicen que no se sienten mal.

El contacto con el mundo exterior a través de las redes sociales brinda alivio a otros migrantes. Es por teléfono celular que el venezolano Salvador Herrera, de 50 años, tiene noticias de su hijo que se quedó en San Cristóbal. Hace dos meses en São Paulo, dijo que estaba agradecido de tener un techo, comida y los amigos que hizo, entre venezolanos, africanos y haitianos.

“Lo molesto era haber dejado de tomar un curso de portugués que me encantaba. Hablar portugués ciertamente me ayudaría a conseguir un trabajo. Pero esto detuvo todo”, dice Herrera.

También se irá al final de la cuarentena; él dice que ha aceptado una oferta de trabajo como albañil.

“Todas las noches le pido a Dios que esto pase sin mayores consecuencias, y que regresemos a la normalidad para poder trabajar y gozar de buena salud”, dice.

Hasta entonces, las actividades en el refugio no cesan. El domingo, los residentes participaron en una celebración religiosa.

“Fue emocionante ver a todos juntos, de diferentes religiones. Creo que cuando pasemos por todo esto, incluso nos extrañaremos”, dice Asia.

Por Elisa Martins

Fuente: http://www.missaonspaz.org/noticias/casa-do-migrante/13-04-2020/quarentena-atpica-como-refugiados-vivem-a-crise-do-coronavrus-em-abrigo-de-sp-1