En tiempos de pandemia: Solidaridad Scalabriana de Lima a Kaohsiung

Nuestra cuenta de las iniciativas emprendidas por los misioneros para ayudar a los más vulnerables durante la emergencia COVID-19 continúa

Roma, 19 de junio de 2020 – En estos meses de encierro por la pandemia de COVID-19, las misiones y centros Scalabrinianos de todo el mundo han emprendido muchas iniciativas en apoyo de aquellos a quienes les resulta difícil satisfacer incluso las necesidades más básicas, tanto en la población migrante como en la residente.

En el artículo anterior, les contamos sobre las misiones en Brasil y Chile. Ahora vemos más testimonios Scalabrinianos de compromiso y solidaridad con los más vulnerables.

Le recordamos que el número de mayo-junio de 2020 de la revista Scalabriniani presenta un inserto titulado Preguntas en tiempo de pandemia, editado por la Gerencia General Scalabriniana. Scalabriniani es una revista que promueve la solidaridad cultural, social y religiosa con los migrantes y se puede leer en línea (el artículo de la Dirección General se puede encontrar en las páginas. 19-20).

Sudamérica

Perú y Argentina

En Tacna, una ciudad en Perú, se encuentra la Casa de Acogida Santa Rosa de Lima. Los problemas no han sido pocos, incluidos aquellos con las autoridades para la gestión de la situación. “En el primer mes de cuarentena, que condujo al cierre total de las fronteras (desde mediados de marzo hasta mediados de abril), más de 300 migrantes ingresaron al país de manera irregular, especialmente haitianos, venezolanos y colombianos escriben los misionerosNosotros recibimos a los migrantes en nuestras instalaciones y les brindamos la oportunidad de permanecer todo el tiempo de aislamiento social obligatorio. (…)

El diálogo con las autoridades fue ineficaz: nos pidieron que recibiéramos grupos de migrantes que continuaron ingresando al Perú de manera irregular pero sin asumir ninguna responsabilidad de su parte por cualquier emergencia de salud que pudiera haber ocurrido dentro del refugio. No permitimos el acceso a ninguna de las más de cien personas que llamaron a nuestra puerta para asegurarse de que todos dentro del refugio estuvieran bien. Ante esta situación deplorable, como el cuidado pastoral para los migrantes y con los recursos de algunos pequeños proyectos para mantener nuestros servicios, comenzamos a ofrecer ayuda con alimentos, productos de higiene, colchones, mantas y ropa”.

En Mendoza, Argentina, la Parroquia Madre de los Migrantes y la Escuela Scalabrini acogieron a cuarenta y ochenta personas respectivamente. “En este período logramos ayudar a veintitrés familias venezolanas y más de ciento veinte personas – escriben los misioneros – Nuestros recursos provienen de la comunidad religiosa Scalabriniana, de ‘Puentes de Solidariedad’, un proyecto promovido por la Sección de Migrantes y Refugiados, de algunas instituciones y personas de buena voluntad”.

Otros países

Obviamente, la presencia scalabriniana también se extiende a los territorios de otros países. Los remitimos para que lean los contenidos alojados en otras páginas Scalabrinianas: La Paz (Bolivia), Tijuana (México), El Salvador, Tecún Umán (Guatemala), Bogotá (Colombia, donde han comenzado las renovaciones del centro de recepción) y Cúcuta (donde también comenzó la construcción de un nuevo centro).

Asia

Taiwán y Filipinas

Es un video que dura menos de dos minutos, escribe el P. Ansensius Guntur, misionero Scalabriniano y director de Stella Maris Kaohsiung, pero muestra nuestros esfuerzos por cuidar a los pescadores durante la pandemia de COVID-19“. El centro Kaohsiung Stella Maris fue fundado en 1968 y es parte del Apostolado del Mar (AOS), una red internacional de apoyo y asistencia espiritual para los marinos y los pescadores.

En un boletín reciente de la Sección de Migrantes y Refugiados dedicado a los canales de información para las personas desplazadas, también se habla de los tres centros Scalabrinianos que en Filipinas “todavía funcionan a pesar de las dificultades financieras y de salud: el centro Stella Maris del Apostolado del Mar, el Centro Scalabrini para Personas en Movimiento y el Dormitorio Pius, que en conjunto albergan a 259 personas más 8 miembros del personal”. Aquí están los dos artículos originales escritos por el P. Paulo Prigol, coordinador del Apostolado del Mar para el Sudeste Asiático y director del Centro Scalabrini para Gente en Movimiento (SCPM): COVID-19 Emergency en Filipinas. P. Prigol: “Nunca había visto tanta solidaridad” y Dos meses de encierro en Manila.

Europa

Italia y Sudáfrica

“Santa Maria della Luce, Trastevere, un punto de referencia para los latinoamericanos en la capital. El COVID-19 fue un ciclón que barrió las pocas características de seguridad de una comunidad inmigrante. Los padres Scalabrinianos intentan organizar la ayuda”.

Estas son las palabras del periodista Enzo Romeo, quien en un programa de noticias sobre TG2 emitido el 9 de junio de 2020, habló sobre las iniciativas para enfrentar la emergencia COVID-19 establecida por la iglesia scalabriniana de Santa Maria della Luce en Roma. Unos días después, CNN En Español también se interesó en las actividades de la capellanía latinoamericana en Roma (aquí está el informe del periodista Javier Romero).

La misión latinoamericana de Roma se adhiere a la campaña de solidaridad #UnaSolaCasa, promovida por la Agencia Scalabriniana para la Cooperación al Desarrollo (ASCS) y por la Red Internacional de Migración Scalabrini (SIMN). Gracias a los fondos recaudados, ha sido posible ayudar a varias misiones en el mundo, incluida la Iglesia Católica de San Patricio en Johannesburgo, Sudáfrica, que se ha mencionado varias veces en los principales periódicos (por ejemplo, el artículo de Avvenire).

Source: http://www.scalabriniani.org/c365-attualita/in-tempo-di-pandemia-la-solidarieta-scalabrianiana-da-lima-a-kaohsiung/