Cien años de Stella Maris. P. Chiarello: “Junto con la Iglesia, debemos saber renovar nuestra misión”

El 4 de octubre de 1920, nació el Apostolado del Mar, la organización católica al servicio de los marinos, pescadores y sus familias en todo el mundo. Aquí está el mensaje del superior general scalabriniano

Roma, 1 de octubre de 2020 – Hace exactamente cien años, el 4 de octubre de 1920, nació el Apostolado del Mar (o AOS, Apostolado del Mar), la organización católica al servicio de los marinos, los pescadores y sus familias en todo el mundo. Una feliz ocasión para la que se comunicó la decisión de cambiar el nombre de la institución, que de ahora en adelante se llamará Stella Maris.

Tal y como se anunció el pasado mes de octubre con motivo de la inauguración del año del centenario, el aniversario se iba a celebrar con una conferencia internacional en Glasgow, la ciudad escocesa donde hace un siglo un reducido grupo de personas perfeccionó la iniciativa de asistencia religiosa a los marinos junto a la moral y social (mediante visitas a los barcos en los puertos, la distribución de literatura católica y el establecimiento de lugares de esparcimiento para los marinos católicos).

Aunque el 4 de octubre será posible seguir online la misa presidida en Glasgow por el arzobispo Philip Tartaglia, la serie de celebraciones previstas se han cancelado debido a la pandemia. “Pero si no se lleva a cabo el gran acto de celebración, el servicio que los capellanes prestan a los marinos continúa e incluso se hace más urgente”, sostuvo P. Leonir Chiarello.

Chiarello: “Un ministerio en los orígenes de la Congregación”

En su mensaje con motivo del centenario, el superior general scalabriniano recordó cómo este ministerio de presencia y asistencia, se ha reinventado durante la pandemia gracias a las posibilidades que ofrecen los medios de comunicación modernos, retrocede a los orígenes de la congregación scalabriniana, cuando miles de inmigrantes italianos se aventuraron al mar hacia América. “Scalabrini respondió al problema sobre todo estableciendo la Sociedad San Raffaele, que operó en ese sector hasta 1923. Y él mismo fue ‘capellán a bordo’ durante las dos travesías oceánicas, primero a los Estados Unidos (1901) y luego al Brasil (1904)”.

Hoy, que el 90% de lo que se compra llega por vía marítima, hay aproximadamente 1,6 millones de marinos en el mundo, trabajando constantemente a bordo de unos 70 mil barcos. “La vida del marino está protegida por los convenios internacionales, pero el cumplimiento de las normas a menudo deja algo que desear, especialmente para los marinos no calificados y los pescadores – continúa P. Chiarello – Y en los últimos meses, el mundo de los marinos ha caído debido a la pandemia, creando grandes problemas”.

Misioneros scalabrinianos cercanos a los marinos

Así lo confirmó también el padre Bruno Ciceri, director internacional de la organización, entrevistado por Vatican News: “Con la pandemia, nuestra forma de brindar asistencia pastoral ha cambiado. Los capellanes ya no pudieron ir a los barcos y tuvieron que usar las redes sociales para llevar a cabo su ministerio. (…) Nuestro futuro será, pues, el de estar siempre presentes en los puertos porque pueden ser considerados como las periferias del mundo, en un término muy querido por el Papa Francisco”.

Junto a los que están sometidos a un estrés físico y mental duradero en los barcos, están los que están bloqueados en tierra por las restricciones y los que, al no poder regresar a casa, se encuentran en el limbo de las instalaciones de recepción. Incluso scalabriniano: “De Buenos Aires a Montevideo, de Santos a Río de Janeiro, de Ravenna a Ciudad del Cabo, de Manila a Kaohsiung y Tokio, los misioneros han estado cerca de los marinos, y en algunos Centros los han acogido durante mucho tiempo – leemos en el mensaje del padre Chiarello – Con motivo de este centenario nos sentimos cercanos a ellos y a sus anfitriones y les pedimos saber aprovechar las oportunidades que se nos ofrecen para fortalecer nuestro servicio en el mundo de la movilidad humana”.

Un nuevo nombre, un nuevo logo

A partir de este evento, el Apostolado del Mar se conocerá solo como Stella Maris. Un cambio hecho necesario por la confusión y los malentendidos que hasta ahora había generado la coexistencia de múltiples nombres en los distintos países en los que opera la organización (cincuenta y cinco en todo el mundo).

A medida que se difundieron, de hecho, los nuevos centros AOS establecidos en los puertos se llamaron Stella Maris, el nombre tradicional de la Virgen María, considerada la guía que conduce a Cristo. Se optó por este último porque, explicó el padre Ciceri, al ser latín no necesita ser traducido y asume así un mayor potencial, de alcance global.

También es nuevo el logo que conserva todos los elementos originales en una forma esencial, haciéndolo fácilmente reconocible desde los barcos sin importar el clima y la distancia. “El logo ha cambiado, pero el ancla de la esperanza se ha mantenido, el salvavidas de la fe y la caridad del corazón de Jesús – concluye P. Chiarello – Junto a la Iglesia, necesitamos saber renovar nuestra misión, siendo misioneros temidos por los tristes e invocados por los infelices que se encuentran en peligro. A Maria, Stella Maris, confiamos a todos los marinos, pescadores y sus familias, para que los conduzcan al puerto seguro del amor del Padre”.

 

Fuente: http://www.scalabriniani.org/c365-attualita/scalabriniani-centanni-stella-saris-chiarello-insieme-chiesa-rinnovare-nostra-missione/