Jovenes filantropos se unen al papa Francisco y “encienden una luz” contra la trata de personas

Adelantándose al Primer Día Internacional de Oración y Reflexión, titulado “Enciende una Luz Contra la Trata de Personas”, encomendado por el Vaticano y celebrado el domingo, 8 de febrero, los jóvenes filántropos Patrick Gage y Gabriela Isler asumieron su compromiso con la campaña del Papa Francisco contra la trata de seres humanos mediante la firma de la declaración conjunta de líderes religiosos contra la esclavitud moderna emitida por la Red Mundial de la Libertad, una organización ecuménica formada por Papa Francisco para erradicar la esclavitud moderna en el mundo.

Como miembro de la cuarta generación de la familia Curtis L. Carlson (Radisson Hotels, Carlson Wagonlit Travel) la filantropía ha formado parte de la vida de Patrick Gage desde el día en que nació.  Actualmente en su tercer año en la Universidad de Georgetown, el Sr. Gage es co-presidente del Nexus Human Trafficking and Modern Slavery Working Group, que pretende movilizar recursos y personas para invertir en soluciones de alto impacto que aborden las causas radicales del tráfico de seres humanos y combatan la esclavitud moderna.

Gabriela Isler, fundadora y CEO, del Universe of Blessings Fund and Miss Universe 2013, ha recibido una bendición pública humanitaria del Papa Francisco en reconocimiento a sus esfuerzos filantrópicos en Filipinas tras el tifón Haiyan y a su misión para empoderar a las niñas y mujeres jóvenes y disminuir las tasas de embarazo en la adolescencia.  La señorita Isler, miembro del Washington Speakers Bureau, se ha manifestado acerca de las mujeres víctimas de la Trata de Personas y está profundamente comprometida en la misión de la Red Mundial de la Libertad para poner fin a la esclavitud moderna en 2020 y para siempre.

La firma de la declaración fue presenciada por padre Leonir Mario Chiarello, Director Ejecutivo de la Scalabrini International Migration Network (SIMN) que trabaja para promover la dignidad y los derechos de los migrantes, refugiados, personas desplazadas internamente, marinos e itinerantes alrededor del mundo.  SIMN fue establecida en 2005 por la Congregación de los Misioneros de San Carlos, Scalabrinianos, que cuenta con más de 250 entidades que participan en diversas actividades y servicios ayudando a la gente en movimiento alrededor del mundo, incluyendo a las víctimas de la Trata de Personas.