Comunidades marginadas

SIMN trabaja con poblaciones migrantes desatendidas en todo el mundo, desde mujeres refugiadas en Mozambique hasta la comunidad LGBT + en México. Los Scalabrinianos reconocen que muchos de sus programas están ubicados en ciudades con altos índices de agresión sexual, violencia de género y delitos de odio, y abordan esos desafíos con servicios específicos y alcance coordinado. Todos los migrantes son bienvenidos en los centros de SIMN independientemente de su religión, sexo, orientación sexual, identidad de género, discapacidad, edad, raza, nacionalidad o estado legal.