Covid-19 Emergencia en Filipinas. Padre Prigol: “Nunca había visto tanta solidaridad”

Desde Manila, el misionero relata las dificultades de los centros de migrantes Scalabrinianos debido a la pandemia.

Manila, 7 de abril de 2020 – Desde Manila, Filipinas, el misionero Scalabriniano Padre Paulo Prigol relata las dificultades encontradas en los centros Scalabrinianos en el área debido a la pandemia del covid-19. Las realidades Scalabrinianas en cuestión son el centro Stella Maris del Apostolado del Mar – AOS (una organización para la cual el Padre Prigol es coordinador en el Sudeste Asiático), el Centro Scalabrini para Gente en Movimiento – SCPM (del cual el Padre Prigol es director) y el dormitorio de Pius.

“Continuar sirviendo a los marinos”

Las primeras dos semanas de marzo se caracterizaron por la duda sobre qué hacer, si cerrar o no los centros o si solo bloquearían parcialmente sus actividades. Una decisión seria, ya que el cierre completo habría significado el abandono de muchas personas necesitadas en las calles de la ciudad en un momento difícil, mientras que la continuidad de las obras (aunque en forma reducida) podría haber preocupado a los residentes si hubiera habido un caso con resultado positivo.

El 11 de marzo de 2020, 107 personas fueron alojadas en la SCPM, 94 en el dormitorio Stella Maris Ermita y 58 en el dormitorio Pius, a las que se agregaron 8 miembros del personal para un total de 267 personas. “A última hora de la tarde envié un mensaje a Monseñor Broderick Pabillo, obispo auxiliar de Manila el mismo día, explicando la situación, las posibles consecuencias y pidiéndole su orientación –el padre Prigol escribe en una carta- su respuesta fue: “Puede continuar sirviendo a los marinos pero asegúrese de que respeten las reglas de limpieza y permanezcan atentos…”

El encierro en la isla de Luzon

Por lo tanto, se decidió proceder con la mayor precaución decretando el cierre de los tres centros, cuyos dormitorios tienen una capacidad total de 318 personas. Mientras tanto, el gobierno ha promulgado la cuarentena para toda la isla de Luzón hasta el 12 de abril de 2020.

Estoy extremadamente agradecido con el personal de Stella Maris por aceptar el desafío de quedarse –el Padre Prigol todavía escribe- no puedo visitar el dormitorio Pius ni el dormitorio Ermita porque las calles están cerradas, pero nos mantenemos en contacto diariamente a través de llamadas telefónicas. También estamos extremadamente agradecidos con la cafetería de SCPM por aceptar quedarse para minimizar los riesgos”.

El espíritu Bayanihan

Aunque los migrantes filipinos y los marinos no tienen nada que ver con vivir en espacios limitados con restricciones de movimiento, la situación actual plantea una serie de desafíos, entre los inmediatos, el de mantenerse saludable para combatir el virus (en este período del año donde la temperatura en Manila alcanza los 34 grados y podría ayudar a minimizar su propagación).

A corto plazo, todos los centros se encontrarán operando hasta sus límites a menos que encuentren apoyo financiero. “Actualmente estamos utilizando los ahorros –concluye el misionero Scalabriniano–. Pero esta crisis también destaca uno de los mejores rasgos filipinos: el espíritu “Bayanihan” (de solidaridad). Nunca antes había visto o experimentado este tipo de solidaridad entre los marinos y los migrantes”.

Fuente: Source: http://www.scalabriniani.org/c365-attualita/emergenza-covid-19-nelle-filippine-padre-prigol-mai-vista-una-tale-solidarieta/