En Johannesburgo, el hambre asusta más que el coronavirus

Johannesburgo, 28 de abril de 2020 – El P. Pablo Velásquez, misionero scalabriniano en el suburbio de La Rochelle, Sudáfrica: “Si las cosas continúan así, nunca lo lograremos con nuestros propios recursos”.

“Todos los días, en nuestra parroquia, cientos de personas hacen largas colas para tener un paquete de alimentos que es una bolsa con ciertos productos básicos para comer. (…) Estamos haciendo todo lo posible para satisfacer las necesidades de estos hermanos nuestros que desobedecen las medidas restrictivas para ir en busca de alimentos. Es triste decirlo, pero si las cosas continúan así, nunca lo lograremos solo con nuestros recursos”.

Quien está hablando es el p. Pablo Velásquez, un misionero scalabriniano y vicario de la parroquia de San Patricio en el barrio de La Rochelle en Johannesburgo, Sudáfrica, en los últimos días fue testigo de la situación de grave necesidad que surgió después de las restricciones por el coronavirus. “Hasta ahora, toda la comida donada a las personas en nuestra iglesia proviene de las donaciones que nuestros feligreses han recolectado gracias al llamamiento que el P. Jorge Armando Guerra, el párroco, hizo días antes de que las medidas restrictivas entraran en vigor. A estos se suman las donaciones para los pobres recolectadas durante la Cuaresma por los propios feligreses”.

Transgredir para vivir
El 22 de abril, el scalabriniano filmó un video (compartido el mismo día también por el periódico Avvenire, en un artículo del periodista Nello Scavo) que mostraba a cientos de personas alineadas sin máscaras frente a la parroquia scalabriniana de San Patricio para pedir comida. (y en otro video la situación una semana después era la misma).

En un territorio donde los inmigrantes representan casi el 8% de la población y donde los datos siempre parecen provisionales, el gobierno de Pretoria ha establecido durante mucho tiempo el cierre de la actividad y la obligación de no abandonar las casas. A pesar de esto, la cola continúa formándose todos los días desde las primeras horas de la mañana. “Los sectores ricos de la población –el P. Velásquez ya le había dicho al Osservatore Romano el 8 de abril– tienen recursos económicos y garantías de empleo que los protegen y ayudan a cumplir con las autoridades. Este no es el caso de los grupos más pobres. Para ellos , perder días de trabajo significa no ganar nada”.

Sudáfrica se encuentra entre los países con el mayor número de casos de covid-19 en el continente africano. El P. Filippo Ferraro, misionero scalabriniano y director de la Scalabrini Institute for Human Mobility in Africa (SIHMA)  también habló con Vatican News: “Con las medidas necesarias para detener el coronavirus adoptadas por el gobierno (…) se ha hecho una especie de olla a presión, porque en lugares como los municipios (grandes áreas, que en otras áreas del mundo son llamados barrios de chabolas o favelas) normalmente no es posible tener distanciamiento social ni respeto por las medidas de higiene: estamos hablando de chozas que no tienen servicios, los baños son públicos y están ubicados dentro de la aglomeración.

 El gobierno concentró allí el despliegue de la policía para evitar el movimiento de estas personas: si la infección llegara a los municipios, sería un desastre porque aquí el sistema de salud funciona como en los Estados Unidos, principalmente a través de seguros.

Especialmente inmigrantes
En la fila afuera de la iglesia de San Patricio hay principalmente inmigrantes del Congo, Mozambique, Malawi, Zimbawe y otros países: personas que, como extranjeros (extranjeros, de otras nacionalidades africanas), no reciben ayuda del estado y parecen sistemáticamente olvidados incluso de los discursos de los políticos. “Recibo mensajes de trabajadores inmigrantes desesperados casi todos los días en mi teléfono celular, sin nada para comer -dice el padre Velásquez- Algunos de ellos son el único recurso económico para la familia que queda en otros países africanos”.

En la parroquia scalabriniana de San Patricio, que ya es un lugar de encuentro para fieles de al menos veinte nacionalidades diferentes, el número de personas que solicitan ayuda está aumentando dramáticamente. “Hasta ahora, ninguna representación consular se ha presentado para enfrentar el sufrimiento de sus compatriotas -continúa el sacerdote- Solo por citar un ejemplo, contactamos al presidente de las comunidades mozambiqueñas en Johannesburgo, un representante del partido gobernante (FRELIMO) quien informó no haber recibido una respuesta positiva del gobierno mozambiqueño con respecto a la gran cantidad de familias que padecen hambre debido a la emergencia”.

“Nuestro miedo… quedó atrás”
Velásquez lanzó su llamamiento nuevamente el 24 de abril desde las páginas digitales de Vatican News. Entrevistado por Federico Piana, el scalabriniano reiteró que la situación es muy crítica: “Miles de inmigrantes desempleados a quienes tratamos, con dificultad, de ayudar. Muchos de ellos me dicen: padre, es mejor morir de coronavirus que morir de hambre. No podemos soportar que nuestros hijos lloren de hambre. Podemos beber mucha agua para engañar al estómago, pero ¿qué pasa con nuestros bebés?

Una declaración dramática, que el scalabriniano también repitió el 27 de abril frente a los micrófonos de Tg2000, el noticiero de TV2000: “Nuestro miedo… se ha quedado atrás. Imposible cerrar nuestras puertas y pedir a las personas que se marchen cuando sabemos que hay familias, niños que lloran de hambre”.

#UnaSolaCasa contra coronavirus
Usted también puede ayudar a aquellos que recurren a la parroquia de San Patricio en Johannesburgo y a nuestros proyectos, misiones, parroquias, en Italia, Europa y África en este momento de extrema dificultad debido al coronavirus gracias a #UnaSolaCasa, la campaña de ASCS – Agenzia Scalabriniana para la Cooperación al Desarrollo para ayudar a las víctimas de las consecuencias económicas y sociales de la pandemia. Done ahora: www.ascsonlus.org/una-sola-casa

Campaña #UnaSolaCasa

Fuente: http://www.scalabrini.net/it/notizie/507-a-johannesburg-la-fame-spaventa-piu-del-coronavirus.html?fbclid=IwAR223ZVsobtZir3J1TGb20pP0vlkjnI_Tu7c6X6X_UFuphsFjStDFF7S7nQ